La duda

Con cada año pesando sobre sus pasos, se acerca a la joven que la observa sonriendo.

—Me gusta tu olor, me evoca recuerdos ¿te conozco? —pregunta, acariciando su rostro mientras cierra sus ojos para mirar en sus memorias.

—Soy Marcela, abuela. —La joven continúa sonriendo.

—Entonces, ¿sí te conozco?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .