Café Por La Mañana

Javi estaba sentado a la mesa mientras Selene le apuntaba con una pistola. Sus dedos en el gatillo temblaban, al igual que sus emociones, pero no era momento de ser débil.

—Adelante. ¿Qué te detiene?—la alentó mientras daba un nuevo sorbo a su café.

—No creas que no lo haré.

Se encogió de hombros y por primera vez la miró a los ojos.

—Si disparas, acabará esto de una buena vez. Terminarán los celos, las venganzas, los intentos por escapar de esta relación, que lo único que logran es reunirnos de nuevo. Hazlo, no lo dudes.

Él siguió tomando su café y ella, con la pistola entre sus manos. Observó el celular sobre la barra, apuntó al aparato y tiró del gatillo. Luego se sirvió una taza y se sentó a su lado.

—Tómalo pronto —indicó él con calma. No tardaran los vecinos en venir a preguntar qué sucedió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: