Recuerdos

 

El olor a hierba mojada le trajo recuerdos de su niñez. Observó los sembradíos de tomate, su color verde claro indicaba su próxima madurez. Se rindió al antojo de cortar uno y morderlo, tocó la exacta redondez del fruto antes de sentirlo en su boca, muy ácido aún, pero suficiente para dejar en su corazón el sabor del recuerdo de su madre.

Se perdió en la memoria de aquellos días. Corriendo acariciada por el sol, mientras su madre llenaba la canasta con los tomates recién cosechados.

—¡María! Ven acá. No te alejes demasiado. —Su voz tranquila tomaba fuerza en su pecho para hacerse llegar hasta la posición de la niña. María sonrió traviesa, y el amor en aquella mirada la hizo obedecer.
Extrañaba esa voz, su mirada, más que nada, su amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: